Posts Destacados 

Deja de Soñar

El otro día vi una película. Se trataba de un chico a quien de repente le cambió la vida al quedar ciego. Todo parecía haberse acabado, todos los planes que había pensado para su futuro, de la nada se vieron destruidos.


Este chico tuvo que repensar su vida, y decidir entre: superar las expectativas de un sistema excluyente y seguir sus sueños, o adaptarse, para vivir como alguien más, que no tiene su condición, quiere que viva.


Este eligió la primera opción,y tras superar diversos obstáculos logró lo que quería. En cierta forma, la película parece un cliché. Sin embargo, al descubrir que se trataba de una historia basada en hechos reales, supe que no era así.


Escribo sobre esto, a razón de que el joven de la película, en su proceso se encontró con alguien que le dijo, Deja de soñar, y así como su historia, hay otras que también son de éxito, pero sé que no siempre es así.


Escribo sobre esto, a razón de que el joven de la película, en su proceso se encontró con alguien que le dijo, Deja de soñar, y así como su historia, hay otras que también son de éxito, pero sé que no siempre es así. Y una de las razones probables de ese fracaso podría ser, que alguien de una manera u otra dijo, deja de soñar, y le desanimó.


Es común, que alguien que no tiene ni idea de lo que sucede, que no maneja eficientemente su vida, pero, por alguna extraña razón, se siente con derecho y autoridad de manejar la vida ajena, saber que es lo mejor y más conveniente para la persona afectada.


Si bien es cierto que no se puede tapar el sol con un dedo, y que hay muchas cosas que las personas con discapacidad no pueden hacer. es muy probable que, esas cosas que se supone no pueden hacer, sean muchas menos que las que sí, pueden pueden hacer.


Otra realidad que no puede ocultarse es, que la persona discapacitada, no solo tiene que lidiar con las limitaciones dadas por la misma discapacidad, sino que también les toca lidiar con la incapacidad de cualquier imbécil que a pesar de no saber nada de absolutamente nada, es tan !!#$@!@ como para interponerse en su camino, asegurarse del fracaso, y luego aseverar que se trata de un acto de amor y protección, cuando la realidad y sus actos revelan todo lo contrario.


Hace tiempo, conocí a una increíble persona, quien llegó a mi vida en el momento ideal, como un faro, para ayudarme a entender; me contó una historia sobre cómo es que si te apuñalan, la persona que se supone es tu protector, no debe salir a quitar todos los puñales de tu vida para evitar que te hieran, sino, que lo correcto es que te enseñe a defenderte, para que cuando no esté, que así será a menos que sean literalmente inseparables, puedas pelear por ti.





Luego de volver a reflexionar sobre esa historia, empecé a verle otra cara a la frase, deja de soñar, le agregué algo, que según yo, le faltaba:


¡DEJA DE SOÑAR Y EMPIEZA A TRABAJAR!
La Chica Del Sombrero



Posts Recientes