Posts Destacados 

¡No pasará y punto!

Les cuento, que en la aventura de esta semana, o de la semana pasada, estuve muy ocupada haciendo cosas que como siempre, no quería hacer, pero, extremadamente necesarias para mi.


Cada que se acerca el fin de un año, empiezo a hacer una especie de inventario respecto a las cosas que hice, las que deseo hacer, y respecto a las que aún tengo tiempo de completar o ponerme al día, y obvio, las que no he hecho. y en eso estoy últimamente.


ya casi termina el año y como generalmente se hace… Se empiezan los preparativos para las fiestas y, puff... El próximo año será mejor,... Feliz año nuevo,... y bla bla bla. Así que, lo que no hemos hecho a estas alturas difícilmente lo vamos a hacer.


Porque, definitivamente, pensamos que tenemos todo el próximo año para lograr todo eso que no hicimos el anterior, y así ocurre, año tras año.


Observando el problema al que llamaré, cosas que no pasarán, pero definitivamente, uno necesita engañarse anualmente.


Hace tiempo, empecé a elaborar un conjunto de reglas para ver si puedo eliminar dicho problema. Por lo menos en mi caso.



Regla número uno: Necesito dejar de hacer lo mismo si espero obtener resultados diferentes. Esto según Einstein, es la definición de locura. Así que si estás en esa locura.

¡Ya basta!


Regla número dos, Todo el asunto de los Motivadores, speakers, y zonas aledañas, en bastantes ocasiones, nos han encaminado a transitar por situaciones para las cuales, aunque no tenemos límites, aún no estamos listos. Y no me malinterpreten, todos podemos realizar cualquier cosa que nos propongamos. Sin embargo, todo tiene su tiempo bajo el sol, así lo dice la biblia.


Es decir, Tú puedes lograr escalar el Everest, pero, no puedes simplemente despertar un día y empezar a hacerlo. Lo ideal sería que agotaras el proceso correspondiente, y sí, así sí.


El hecho de escuchar o ver esos discursos motivacionales y de empoderamiento, no tiene nada de malo, pero a veces crean falsas expectativas sobre nosotros mismos. Es decir, que nos mueven a reaccionar sin ninguna reflexión, a hacer actividades para las que no estamos preparados, y no por el tema de que si se puede o no se puede, sino, porque las circunstancias no son, necesariamente, las adecuadas.



Por eso la regla dos es: Puedes hacer todo lo que quieras, de eso no hay dudas pues el cielo es el límite, pero toma en cuenta, siempre, tu realidad.

Recuerda, que todos los que han llegado a la cima, han pasado por mucho, cada historia de éxito es diferente, y aunque parece sencillo todos hemos fracasado en algún momento, y todos, por supuesto han agotado un proceso para llegar donde están.



Y finalmente, la regla número tres: Necesitas dejar de ver los resultados ajenos, y empezar a trabajar por lograr los tuyos.

¡No te rindas! Pues, no vale la pena soñar, si no estás en disposición de accionar, para lograr esos sueños. Y a diferencia de lo que usualmente se recomienda, escucha todas las opiniones y consejos que no pediste pero igual te las darán porque así es como funciona el mundo, y aprende a lidiar con todo eso, sin perder tu objetivo.


hasta luego.





Posts Recientes 
Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
Other Favotite PR Blogs

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Búsqueda por Tags