top of page
Posts Destacados 

¡Vamos a hacer ejercicio! Si quieres

Y llegamos al final de esta serie de cinco sets de 75 repeticiones. (los entendidos entenderán).

Pero, para los demás, ahora les explico:

Este es mi último post, sobre el reto de los 75 días, en los que estuve realizando cinco actividades:


1.Hacerme una foto diaria.

2. Beber tres litros de agua.

3. Comer saludable.

4. Leer diez páginas de un libro.

5.Hacer ejercicio.


Me complace escribir, una vez más, que lo logré, por 75 días consecutivos.


Y hoy que toca hablar sobre el asunto de hacer ejercicio, les cuento que, en lo que a mi respecta, esta fue la parte más fácil, porque es una actividad que disfruto casi tanto como escribir para el blog.


Mientras realizaba el reto algunos de los que me apoyaron, me ofrecieron consejos y algunos trucos de manera general, que ahora compartiré, advierto, que no necesariamente tienen que ver con hacer ejercicio directamente, pero, igual puede servir:


Uno de los consejos para mantener la constancia fue, empezar un día y una cosa a la vez, me explico: En lugar de realizar las cinco actividades, esta chica, me recomendó tomar una de ellas, y empezar a realizarla hasta tener el hábito. Luego, continuar con la otra y la otra hasta que pudiera realizar las cinco actividades sin problemas.


Por supuesto, yo estuve encantada con esta idea, aunque no podía aplicarla al reto.


Otro consejo fue, ejercitarnos juntos, porque siempre se ha dicho que hay más probabilidades de éxito en cualquier actividad, siempre que tengas un compañero, este chico, empezó el reto conmigo, tuvo problemas, al igual que yo. así que, me propuso ser compañeros de juego, y, para mi sorpresa, funcionó.


Cuando ambos iniciamos como compañeros, nos estuvimos apoyando y aconsejando mutuamente, fue muy bueno saber que alguien además de mi le interesaba lograr esta locura. Y, aunque finalmente él desistió, debo reconocer que fue de gran ayuda.


Ahora sí, voy con lo del ejercicio concretamente.


Hace muchos años, empecé a aprender sobre la importancia del cuidado del cuerpo, y en aquel tiempo, una de las cosas sobre las que aprendí fue sobre el ejercicio. Desde entonces, me puse manos a la obra, y aquí estoy, con un hermoso cuerpo normal, qué es normal para mi, un buen tono muscular, complexión media y otros beneficios que tiene ejercitarse diariamente.


Inicialmente, se empieza a hacer ejercicio con miras a obtener principalmente, mejoras en el aspecto físico.


Sin embargo, cuenta una leyenda, que el ejercicio físico le sirve mucho más al cerebro que solo a la parte física.


Empezar a ejercitarme me gustó mucho, y como me gustó, fue muy fácil para mi crear el hábito. Sobre todo, porque tenía la esperanza de transformar mi cuerpo en algo que definitivamente no iba a pasar, por diversas razones, y una de ellas fue que esa transformación, que esperaba obtener, no era real, o posible solamente, con ejercicio. Ya que este es solo uno de los elementos en la larga lista de la transformación física.


En mi proceso descubrí muchas cosas:


1. Una de ellas es que odio ir al Gym, y también que no es absolutamente necesario, claro está, depende de tus objetivos.



2. Puedes construir o seguir una rutina desde el espacio que más te convenga.



3. No tienes que destruirte en el primer día: es una locura pensar que puedes convertir en un hábito una actividad que te cause dolor y destrucción en lugar de placer.




4. Si nunca hiciste ejercicios antes, empezar por lo más extremo y ser insistente en realizar cantidad en lugar de calidad también es un error.


Muchos principiantes, aún siguen la tendencia, de mientras más, es mejor, pero no es así, debido a que corres el riesgo de lastimarte sin beneficio alguno.






5. Otra cosa que aprendí en aquel tiempo fue, a aceptar mi realidad. Con frecuencia, se comete el error de la emoción, que nos lleva a colocarnos en situaciones, con las que sabemos no vamos a poder cumplir.


Un ejemplo de eso es: Creer que de la noche a la mañana vas a empezar a ejercitarte todos los días a las 4:00 a.m. cuando la verdad es que todavía te cuesta levantarte a las 6, y no se confundan. es algo que puede lograrse, pero difícilmente, de un día para otro, sobre todo, cuando tu realidad no te lo permite.






Por otra parte, algunos de los jacks que me sirvieron bastante, y los mantengo hasta hoy:


  • Dejar la ropa, y los zapatos listos al pie de la cama, antes de ir a dormir. Esto te ahorra un tiempo precioso y además, te resguarda de las excusas y el desánimo.

  • Establecer una rutina o esquema previo, incluso cuando vas al gym, si sabes los ejercicios que vas a realizar, es aún más práctico.

  • Y finalmente, la parte más difícil, con la que sé que la mayoría debe luchar, incluso yo, casi todos los días.

¿Cómo lidiar con la desmotivación y la falta de deseos de ejercitarme?

No existe otra cosa que, a FUERZA, SUDOR, SANGRE, construir disciplina.


Fue difícil y todavía lo es, pero me tocó establecer en algunos casos el tiempo mínimo que podía ejercitarme, y en otro caso, la rutina más corta que pudiera realizar. El asunto siempre es mantener la constancia.


Así, los días que no quiero hacer ejercicio, me digo a mi misma: hoy solo son cinco minutos. Para el caso de la rutina, en lugar de realizarla completa, me digo, hoy solo saldré a caminar 20 minutos, o solo trabajaré piernas. Como resultado casi siempre opto por completar toda la rutina, porque al final, la motivación llega justo después de la disciplina.


aah… y asegurate, de que la, o las actividades que escojas te gusten. y poco a poco empezarás a agregar otras más complejas, y que no te gusten tanto.




Comments


Posts Recientes 
Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
Other Favotite PR Blogs

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Búsqueda por Tags
bottom of page